domingo, 3 de febrero de 2008

Una canción para un domingo gris

Es un día desapacible, de los que no dan ganas de hacer nada, vaguear en casa mientras tomas un café y miras por la ventana cómo la lluvia deja el suelo de un gris más profundo que el del cielo.

Termino el segundo libro de la semana, El curioso incidente del perro a medianoche, una recomendación de mis compañeras bibliotecarias y un alivio acabarlo porque me agobiaba tanta prosa en primera persona de un personaje enfermo aunque de brillante mente matemática.

Tengo que ponerme las pilas, el cuerpo me pide un descanso pero no le voy a conceder el deseo, prefiero acometer tareas pendientes antes de que el tiempo se me eche encima y los cambios precipiten una nueva rutina en el día a día.

Qué buena música para levantar el ánimo, este fin de semana tiene nombre propio musical: Paolo Nutini y su New Shoes sirven para recargarse de energía. ¡Qué descubrimiento!

4 comentarios:

manu dijo...

¿El segundo libro de la semana? Ay, qué suerte poder leer...

Grine dijo...

Pues no he dicho que ya tengo empezado el tercero... me estoy resarciendo de todo el tiempo que llevaba sin leer.

Mentxu dijo...

El curioso incidente del perro a medianoche...intenté leérmelo durante el verano más oscuro de mi vida (o eso espero), creo que llegué a la página 20 con cierto esfuerzo y lo volví a dejar en la estantería con ese remordimiento absurdo que tenemos los lectores...así que me reconforta saber que por lo que comentas, no me he perdido una obra maestra.

Grine dijo...

No era para tanto, la verdad, que no te queden remordimientos. Hay libros mucho más interesantes para invertir el tiempo...