martes, 17 de junio de 2008

De Mujeres al borde... a Los abrazos rotos

No hace mucho fui al reestreno de la mítica Mujeres al borde de un ataque de nervios a unas multisalas (el único lugar donde aún permaneciá en cartel) y ocurrió algo muy curioso: estábamos solos en la sala en una proyección "privada" estupenda en la que nos divertimos muchísimo volviendo a ver esta película tremenda pese al tiempo que ha transcurrido y comentando las jugadas sin molestar a nadie (y sin nadie que nos molestara, grandioso). La Pepa y su troupe siguen encandilándome con sus risas y sus dramas.

Me alegra mucho poder revisitar esta y otras películas que en su momento no pude disfrutar en pantalla grande y que ahora con motivo de su 20 aniversario (o el que le toque a cada una) he aprovechado para verlas como se merecen.

Veinte años después de Mujeres... y veintiocho desde su primera película Pepi, Luci y Bom..., Almodóvar está de nuevo inmerso en el rodaje del que será su filme número 17 (si las cuentas no me fallan) que titulará Los abrazos rotos si no hay cambios de aquí hasta que se estrene. Para deleite de sus seguidores, que así podemos estar al tanto de sus sensaciones y progresos en el transcurso del rodaje, el director está escribiendo un blog que no actualiza muy a menudo pero que sí tiene unas entradas muy extensas e incluye fotografías de la evolución del proyecto. Gracias a esta página he podido saber que Almodóvar y yo tenemos algo en común (aunque no sea nada agradable para compartir), las migrañas que ambos padecemos y que describe de esta manera que yo nunca podría hacer mejor:

OSCURIDAD Y FICCION.

Hace años que padezco de dolores de cabeza, vengo de una familia, por parte de padre, víctima de este tipo de dolores. Los míos tienen distintos nombres y apellidos (jaquecas, cefaleas tensionales, también a veces me ataca La terrible Migraña. Es extraño que nadie haya hecho aún una película sobre la Migraña, una enfermedad misteriosa y terrible, y con un nombre que suena a una plaga de arácnidos.)

El año pasado, después de la exhaustiva promoción de “Volver”, cuando por fin podía dedicarme a cuidarme y escribir, caí fulminado durante meses por el ataque de ininterrumpidas y persistentes cefaleas y migrañas.
Me puse en manos de neurólogos, hice varios tratamientos, pero no es esto de lo que quería hablar, lo que quería decir es que viví mucho tiempo en mi habitación, a oscuras.
Los dolores de cabeza vienen acompañados de una severa fotofobia (todavía la tengo, por eso aparezco con frecuencias con gafas negras en las fotos de las alfombras rojas, no es cuestión de glamour sino de fotofobia).

¿No es absurdo que un director de cine, que vive rodeado de pantallas de luz, de focos enormes, y en cuyo trabajo la luz es esencial, padezca de fotofobia? Tremenda paradoja.
Pero toda mi vida, desde que la recuerdo, ha sido una continua cadena de paradojas.

No podía leer, ni ver dvds, ni escribir en el ordenador. Sólo podía imaginar. Podía pensar, pero no quería. De esos momentos de oscuridad surgieron “Los abrazos rotos”, al principio la historia tuvo otros títulos: “El prisionero de la calle O’Donnell”, “Doble identidad”, “Sub-versión”…
Yo vivía por entonces en la calle O’Donnell (prisionero). Pero que nadie piense en “Los abrazos rotos” como una suerte de autobiografía. Mi vida y el guión de “Los abrazos rotos” sólo tienen en común la oscuridad en la que vive uno de los personajes (en un momento de la película), pero la suya se debe a otras razones. En la película no aparece ningún analgésico, ningún neurólogo ni acupuntor. A nadie le duele la cabeza. Hay otros dolores. Y mucha ficción, un auténtico festín. Probablemente sea la historia más novelesca que haya escrito hasta ahora.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Hola,

No sé si serás biblioteria pero esto ya me huele a chamusquina. Porque será que ya he encontrado más de un blog con bibliotecarios que padecemos: Migrañas, celafeas tensionales, estres, etc. Yo las padezco desde hace 2 años y ya estoy mosqueada. Solo me ha pasado en la última biblioteca y que casualidad que ha sido cuando justo en la que han puesto el Wifi. Espero tu respuesta. Haber que piensas sobre el tema.

Saludos de parte de otra torturada por el dolor!.