viernes, 13 de junio de 2008

Goya en tiempos de guerra

Es lo que tiene el horario continuo y las tardes libres (aunque sólo sea durante este mes): tiempo para descansar, para organizar fiestas, para intentar hacer la compra entre hordas de personas histéricas llenando sus carros de productos innecesarios (¿será que llega el fin del mundo y no me he enterado?), para pasear por Madrid e incluso para visitar alguna exposición con guía para sacarle mucho más provecho.


La última ha sido la que ha organizado el Museo del Prado sobre Goya con motivo de las celebraciones del Bicentenario de la Guerra de la Independencia y en la que han aprovechado para presentar la restauración de los cuadros Dos de mayo de 1808 y Tres de mayo de 1808, impresionantes después del gran trabajo que han hecho con ellos resaltando mucho más el color y la luz que ya tenían antes de ser restaurados.



Excelente y bastante completa muestra (con casi 200 obras del autor) en la que destacaría los pequeños cuadros que realizó Goya como si fuera un reportero gráfico de la época, recogiendo la realidad del momento en obras tan dramáticas como Casa de Locos o Interior de una prisión.



Estará hasta el 13 de julio en el Prado, aún tienen un mes para no perderse una de las exposiciones más interesantes del momento con obras que será difícil que vuelvan a verse todas juntas en un mismo lugar.

2 comentarios:

manu dijo...

Goya, qué monstruo, qué visionario...

Grine dijo...

Ya lo decía él anticipándose a su tiempo:
"el sueño de la razón produce monstruos"