viernes, 12 de septiembre de 2008

Y el premio fue para...







El niño con el pijama de rayas
fue el primer libro en alcanzar la meta del mostrador de préstamo seguido muy de cerca por Un mundo sin fin. El tercer lugar fue para Mil soles espléndidos.

El premio especial se lo llevó la torpe de la bibliotecaria que se olvidó de desmagnetizar sus primeros préstamos logrando dejar a los usuarios con cara de "yo no he sido" cuando intentaban salir por la puerta con sus flamantes y nuevecitos libros.

Parece que esta semana además regalamos algo por hacerse el carné de la biblioteca, deben pensar estos pueblerinos, un río de personas que vienen al centro a inscribirse en algún curso del ayuntamiento (al que dejarán de acudir antes de que acabe el año, según las estadísticas de años anteriores) y que acuden como borregos después a hacerse socios de la biblioteca. Así que de poder trabajar en algo que no sea atender al público, naranjas de la china.

Ya me imaginaba yo esto, la próxima sección la abriremos cuando las ranas críen pelo...

5 comentarios:

guiseval dijo...

para mi que la torpe bibliotecaria lo ha hecho aposta, no ha desmagnetizado los libros para que pitaran al salir y pasada la vergüenza los usuarios pensaran en no volver a sacar otro libro más en su vida

enhorabuena por esa nueva táctica!

Grine dijo...

Mira que lo hago con discreción... y va usted y me descubre. Espero que la táctica dé buenos resultados ;)

La próxima vez intentaré que dé calambre, será más divertido...

manu dijo...

y que acuden como borregos
Cenutriousuarios. Paciencia, que es la madre...

Cristina dijo...

olvidó de desmagnetizar sus primeros préstamos

A mí me pasó lo mismo XDDDDD Da excelentes resultados, qué cara ponen... ;)

Grine dijo...

Paciencia, que es la madre...

Pa...qué???!!!!!!!! Yo no uso de eso :D

Da excelentes resultados

Es una idea estupenda para momentos de aburrimiento total ;)