miércoles, 29 de octubre de 2008

Retorno a Brideshead

Primero fue la novela de Evelyn Waugh, posteriormente la serie de televisión protagonizada por Jeremy Irons y Laurence Olivier y ahora se estrena la adaptación de esta historia llevada al cine por el director Julian Jarrold.

La película cuenta la historia de Charles Ryder, destinado en el Castillo de Brideshead en la Segunda Guerra Mundial y que recuerda la relación que mantuvo con los miembros de la familia Flyte que vivieron en Brideshead antes de la guerra. El débil Sebastian, la seductora y tímida Julia y la madre opresora (Emma Thomson) que impone su rígida moral católica a toda la familia y que convierte a sus hijos en sombras de sí mismos.

Un excelente filme con unos magníficos actores, decorados, vestuario, fotografía y música y al que sólo le pondría una pequeña objeción: una duración un tanto excesiva que podrían haber recortado ligeramente para agilizar ciertos momentos de la trama.

viernes, 24 de octubre de 2008

Día de la Biblioteca

Hoy se celebra el día de la Biblioteca, así que para un día que tenemos al año en el calendario deberíamos celebrarlo a lo grande. Este día, celebrado en nuestro país desde 1997 gracias a la iniciativa de la Asociación Española de Amigos del Libro Infantil y Juvenil, intenta dar a conocer el importante papel que representan las bibliotecas en la difusión de la cultura.

Este año, el escritor Agustín Fernández Paz (al que ayer le fue concedido el el Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil por su obra O único que queda é o amor) ha escrito el texto que leerá esta tarde para celebrar este día, del que les dejo un fragmento:

DONDE HAY UNA BIBLIOTECA HAY UNA LUZ que atraviesa todos los muros, una
luz que se hace más intensa cuando crecen las personas que la incorporan a sus
vidas. Las mismas personas que, más tarde, al caminar por calles y plazas, llevarán
con ellas el reflejo de esa luz, la semilla de ese mundo nuevo que algún día
haremos crecer. Un mundo más solidario, más plural, más culto, más justo. Un
mundo donde no se escuche la voz adormecedora de los poderosos, sino las palabras
múltiples y diversas de todas las personas que habitamos esta casa
común que es nuestro planeta.
Hay muchas actividades y exposiciones en las Bibliotecas Públicas de la Comunidad y del Ayuntamiento de Madrid, acérquense hoy a una Biblioteca, seguro que intentaremos sorprenderles y volverán.

jueves, 23 de octubre de 2008

Brrrrrrrrr, ¡qué frío!

No tengo muy claro si es que quieren acabar con nosotros desde el Ayuntamiento, si pretenden ser los más ecologistas del país o es que hay alguna norma que impide encender la calefacción antes del día 1 de noviembre, fecha que estoy deseando que llegue cuanto antes.

Con la llegada de las lluvias de esta semana las bajas temperaturas se han instalado en la biblioteca e intentar trabajar mientras se te congelan las manos no es muy divertido. La gente que viene a estudiar o los padres que traen por la tarde a sus niños no paran de repetirme el frío que tienen y muchos han optado por no venir hasta que no esté funcionando la climatización del edificio.

Sólo espero no pillar un trancazo antes de que llegue el mes de noviembre y que los Burgotecarios sí tengan la calefacción en marcha, porque si en Madrid hace este fresquito no quiero saber la que está cayendo por tierras más frescas.

sábado, 18 de octubre de 2008

Noche francesa (Cena + Cine)

La combinación de cine y gastronomía es una de mis preferidas, así podemos preparar noches temáticas de películas orientales y cenas en un restaurante asiático, de cine español y tapas o de cine francés y crêperie, por ejemplo. Esta ha sido la última combinación que he probado: cena en una crêperie y película francesa en versión original.

En otras ocasiones, crêperie para mí ha sido sinónimo de La Creperie Easycrep, una cadena con cinco restaurantes en Madrid con precios económicos y calidad suficiente. En la noche francesa, decidimos probar con un pequeño local situado al lado de los cines de versión original a los que solemos acudir. El restaurante L'art Creperie está en la calle Martín de los Heros número 6 y preparan unos excelentes crêpes con una más que razonable relación calidad-precio. La única pena es que los crêpes que preparan en estos sitios han sido españolizados, aunque también estén muy ricos, ya que no se parecen en nada a los auténticos crêpes bretones que he podido disfrutar en aquellas tierras y que añoro continuamente.

Deux jours à tuer (Dejad de quererme) trata sobre Antoine (Albert Dupontel) un hombre que, de pronto, decide romper con toda su vida (su trabajo, su familia, sus amigos...), destruir todo lo que ha conseguido a lo largo de los años e iniciar un viaje que le llevará al reencuentro de parte de su pasado. El director del filme, Jean Becker, ya estrenó en nuestro país otra historia de dureza cotidiana el pasado año, Conversaciones con mi jardinero. Con esta película nos confirma que es un gran diseccionador de sentimientos y vuelve a hacernos recapacitar sobre el significado de la vida.

miércoles, 15 de octubre de 2008

Vicky Cristina Barcelona

Woody Allen tiene la maravillosa capacidad de preparar una película cada año y, desde hace ya muchos, espero impaciente la llegada del otoño para cumplir el ritual de ir a ver "la película del señor Allen".

Este año ha sido Vicky Cristina Barcelona la que ha estrenado. Bajo un título que suena raro y poco descriptivo se encierra una comedia ligera pero llena de matices y de buenos actores. Las protagonistas Vicky y Cristina, interpretadas por Rebecca Hall y Scarlett Johansson, son las turistas americanas que pasan una temporada en una Barcelona repleta de tópicos y de postales (es una guía bastante completa de Gaudí y de las zonas más bonitas de la ciudad). Javier Bardem y Penélope Cruz, como los "typical spanish" Juan Antonio y María Elena, derrochan pasión en la pantalla y tienen discusiones memorables en una mezcla de inglés-español que seguramente haya perdido toda la gracia en la versión doblada.

No me defraudó el señor Allen de nuevo, aunque ha tenido algunas malas críticas sigo apostando por su película anual antes que invertir mi escaso tiempo en ver algunos otros rollos que nos estrenan cada semana y con los que no merece la pena ni pensárselo. Eso sí, imprescindible verla en versión original.

jueves, 9 de octubre de 2008

Il y a long temps que je t'aime

Hace mucho que te quiero cuenta la historia del reencuentro, después de quince años separadas, de Juliette Fontaine (Kristin Scott Thomas) y su hermana Léa (Elsa Zylberstein).

La actriz inglesa (que nos sorprende hablando en un francés correcto e inteligible) hace aquí un gran trabajo. Con el rostro desnudo de maquillaje, sólo con la expresividad de sus gestos y con muy poco diálogo logra convencernos de la profundidad y complejidad de su sufrimiento, así como de la dureza que supone para ella el hecho de reincorporarse a un mundo en el que siente que no tiene cabida. La vuelta a su relación con la hermana que estuvo ausente durante tanto tiempo es un aliciente más de esta película que me mantuvo durante más de dos horas absorta entre su cotidianeidad y sus misterios.

En su primer filme, el director y guionista Philipe Claudel, deja tan buena impresión que ya estoy esperando sus próximos proyectos.

jueves, 2 de octubre de 2008

Cuando ser pisoteada es un placer

Sí, ser pisoteada literalmente por una masajista tradicional tailandesa es lo mejor que he probado en mi vida (en cuestión de masajes, se entiende). Quién diría que alguien como yo, orgullosa como nadie, dejaría que la pisotearan sin ningún reparo.

Esta fue la actividad a la que dediqué mi última tarde libre entre semana hasta "vaya usted a saber cuándo", aproveché el momento traumático de la vuelta a la rutina (peor que la vuelta al cole o la depresión postvacacional, se lo aseguro) para tener unas horas en plan zen, dándole al cuerpo lo que se merece antes de maltratarlo vilmente con horarios leoninos que hacen que quiera traerme la cama a la biblioteca. Pruébenlo, en Castellana Zen Spa o donde mejor les venga. Qué buen regalo de cumpleaños me hicieron mis amigos y qué bien aprovechado que ha sido.

Para terminar con una tarde estupenda, la cena fue en un lugar no menos maravilloso: el mejor italiano que conozco en Madrid, el Ciao (que en realidad son dos restaurantes, uno en la calle Argensola y otro en Apodaca). Un lugar auténtico (no un sucedáneo de italiano) regentado por la familia Laguna-Silei en el que degustar pasta que hacen allí mismo artesanalmente o un delicioso risotto que no tiene comparación con ningún otro que haya probado en otro lugar. Para finalizar, el mejor tiramisú que he comido nunca y que les recomiendo vivamente.