viernes, 27 de marzo de 2009

Gran Torino

El Eastwood tipo duro ha vuelto con grandes dosis de mal genio, escopeta en mano y cara de perro. Ha vuelto para delicia de todos nosotros con una película sobre las tensiones que surgen entre Walt Kowalski (el propio Clint Eastwood), un viejo viudo cascarrabias y xenófobo, y sus nuevos vecinos asiáticos (Thao-Bee Vang- y Sue Lor-Ahney Her) que le desquiciarán y que, finalmente, le harán cambiar su forma de ver la vida.

Aunque el paso del tiempo ha hecho mella en el rostro del señor Eastwood, esta característica le confiere más realismo a su personaje del cual creemos todas las vicisitudes que ha sufrido durante la lejana guerra de Corea y su consecuente incapacidad para relacionarse con sus propios hijos. La metáfora del coche, el Gran Torino del 72 que construyó él mismo y al que aprecia más que al resto de los humanos que le rodean, es absolutamente esclarecedora al respecto.

Esta historia dirigida y protagonizada por este gran actor y director de estilo clásico me atrapó desde el principio y me dejó con ganas de volver a disfrutar de su cine que, esperemos, nos siga ofreciendo durante mucho más tiempo. Un detalle más: no se pierdan los créditos finales en los que Clint con su ajada voz comienza a cantar una canción dedicada a su coche...

miércoles, 25 de marzo de 2009

Los abrazos rotos




No voy a entrar en el eterno debate que provocan las películas de Pedro Almodóvar explicando porqué sus películas las amas o las odias sin término medio. La crítica se ha echado encima de estos "abrazos rotos" sin piedad y con los tópicos de demasiado larga y almodovariana. No sé qué esperaban ver en este nuevo filme del director español con más premios y reconocimientos de nuestra historia cinematográfica.

Yo me quito el sombrero una vez más, me dejo llevar por este melodrama con toques de cine negro y de divertidísima comedia, por esos personajes atormentados y tan bien desarrollados (Lluís Homar, Blanca Portillo, Penélope Cruz, José Luis Gómez, Tamar Novas, Rubén Ochandiano, Ángela Molina, Carmen Machi...), por esas escenas antológicas que surgen de un revolcón bajo las sábanas y de una declaración en falso directo doblada por Penélope Cruz ante las atónitas miradas de Lola Dueñas y José Luis Gómez, por esas fotografías rotas que conforman el puzzle de un momento de felicidad, por ese alegre homenaje a las Mujeres al borde de un ataque de nervios, por esa frase memorable de un director que terminará su película "aunque sea a ciegas" y, sobre todo, por esos momentos de Penélope con Ángela Molina que llenan la pantalla de emoción y de ternura.

Si no les gustan las películas del genial director manchego háganse un favor y no vayan a verla porque el estilo Almodóvar sigue estando en esta película, inconfundible. Por el contrario, si alguna vez han disfrutado con sus historias, déjense seducir por sus actuaciones, fotografía, los magníficos diálogos, el entorno 100% reconocible o su música, no se arrepentirán.

lunes, 23 de marzo de 2009

El curioso caso de Benjamin Button

En los últimos días he retomado con muchas ganas la vida cultural: tres películas y una obra de teatro maravillosas, de esas que te hacen disfrutar de cada momento que has pasado frente a la pantalla o el escenario.

Para empezar nos quitamos la espinita de no haber visto en los días próximos a su estreno la película que más me habían recomendado en los últimos tiempos: El curioso caso de Benjamin Button, la última película dirigida por David Fincher con un plantel de actores en estado de gracia. Brad Pitt, Cate Blanchett, Tilda Swinton o la rescatada del olvido Julia Ormond, se reúnen en un filme de estilo clásico, lleno de momentos mágicos y de ternura. La historia de un niño que nace viejo y que a medida que va haciéndose mayor rejuvenece, es toda una lección de optimismo y de saber sacarle todo el jugo a la vida. Mención aparte merece la banda sonora de Alexandre Desplat que va acompañando toda la historia zambulléndonos con su música en la época en la que transcurre la historia.

Creo que perdurarán en mi memoria durante mucho tiempo la escena del relojero ciego con la que da comienzo la película y la trepidante secuencia de casualidades que da lugar a la truncada carrera de Daisy, maravillas del celuloide.

lunes, 16 de marzo de 2009

Star Wars. The exhibition


A cualquiera que haya disfrutado alguna vez con las películas de Star Wars le resultará emocionante la visita a esta exposición que estará hasta el próximo 19 de abril en las instalaciones del Canal de Isabel II en la Plaza de Castilla.

Con más de doscientas piezas originales de las seis películas de la saga galáctica y el aliciente de poder fotografiar cualquiera de ellas es imposible no sentir "la fuerza" que desprende el traje de Darth Vader, la réplica de Yoda o de los dos enormes wookies que atemorizan con su tamaño y pelambrera. Parte de la maravilla de vestuario que lució Natalie Portman en los filmes también se puede ver en esta muestra, así como maquetas de los escenarios, diseños de producción y la impresionante vaina a tamaño natural que conducía Anakin Skywalker en la primera de las precuelas.

El espectáculo interactivo de la academia Jedi es recomendable especialmente para los más pequeños que se lo pasan en grande empuñando un sable láser y luchando contra el malvado Darth Vader, aunque si no disponen de mucho tiempo es preferible saltárselo y pasar directamente a la exposición y a su gran cantidad de material que les llevará más de un par de horas para ver todo con detalle.





Fotografías de Geekteca, muchas gracias por la cesión.

sábado, 7 de marzo de 2009

La canción de la semana

Esta es la canción que me ha acompañado durante toda la semana, una agradable melodía para tararear antes de entrar y de salir del trabajo...



Un gran descubrimiento este Pep's y su Utopies dans le décor, pueden cantar conmigo si quieren:

Liberta

Tu sais qu'il y a un bateau qui mène au pays des rêves
Là-bas où il fait chaud, où le ciel n'a pas son pareil
Tu sais qu'au bout cette terre
Oh oui les gens sèment
Des milliers d'graines de joie où pousse ici la haine
On m'avait dit p'tit gars
Là-bas on t'enlève tes chaînes
On te donne une vie
Sans t'jeter dans l'arène
Comme ici tout petit après neuf mois à peine
On te plonge dans une vie où tu perds vite haleine
Alors sans hésiter
J'ai sauté dans la mer
Pour rejoindre ce vaisseau
Et voir enfin cette terre
Là-bas trop de lumière
J'ai dû fermer les yeux
Mais rien que les odeurs
Remplissaient tous mes vœux

Refrain
I just wanna be free in this way
Just wanna be free in my world
Vivere per libertà
Vivere nella libertà

Alors une petite fille aussi belle que nature
Me pris par la main et m'dis suit cette aventure
On disait même, oh oui que la mer l'enviait
Que la montagne se courbait pour la laisser passer
Elle m'emmena au loin avec une douceur sans fin
Et ses bouclettes dorées dégageaient ce parfum
Qui depuis des années guidait ce chemin, ton chemin, mon chemin, le chemin

Refrain

Pour arriver enfin à ces rêves d'enfants
Qui n'ont pas de limites comme on a maintenant
J'ai vu des dauphins nager dans un ciel de coton
Où des fleurs volaient caressant l'horizon
J'ai vu des arbres pousser remplaçant les gratte-ciel
J'ai vu au fond de l'eau une nuée d'hirondelles

Refrain

viernes, 6 de marzo de 2009

12 días y medio

Doce días y una mañana de trabajo solamente acompañada (cuando ha habido acompañamiento) por conserjes sin ningún conocimiento de bibliotecas que sustituían a un Técnico Auxiliar de Biblioteca. Qué puedo decir...

Después de estos doce días, dos informes sobre la necesidad de personal cualificado para cubrir los dos puestos de las personas que están de baja en la biblioteca, un trabajo ingente para realizar casi sola, mucha impotencia, rabia, y explicaciones a la Concejalía de Cultura hasta que han consentido en enviar a una persona de la bolsa de empleo con experiencia en el trabajo y para cubrir un puesto de la misma categoría probablemente para una única semana que es lo que parece que se alargará la baja de uno de los compañeros (de la Directora de la biblioteca ni hablar de sustitución posible y eso que su baja ya supera los dos meses). Me encuentro agotada, harta de suplicar que cubrieran la plaza, hasta el gorro de atender a una media de 250 personas diarias con la única compañía de varios conserjes (en total tres han pasado por aquí en diversos turnos de mañana y de tarde) que en lugar de ayudarme en algo no han hecho más que entorpecer mi trabajo...

Me queda el consuelo de que por una semana esto va a cambiar, pero el trabajo de todos estos días ya me lo he llevado puesto. Gracias a que he sido muy pesada e insistente si no hubiera estado así hasta el final. Menos mal que casi es sábado...