domingo, 20 de diciembre de 2009

En el dique seco

Creo que dos meses sin actualizar el blog son demasiados.

Tengo mil excusas para no haber escrito durante este tiempo, pero la fundamental es el alto nivel de estrés al que he llegado en esta temporada de final de año que ha provocado que no me apeteciera tocar un ordenador aparte de para trabajar (y esto porque no me quedaba otro remedio). Todo esto aderezado con un nivel de vida social elevado típico de estas fechas del año ha sido la combinación perfecta para abandonar mis artículos (que tampoco han sido muy abundantes este 2009, para qué voy a decir lo contrario).

No quiero dejar de actualizar este blog, en primer lugar por mí misma puesto que hasta ahora me ha resultado de estupenda válvula de escape y de diario en el que anotar mis visitas culturales. Por otra parte, por los amigos y familia que me seguís y me habéis animado a continuar con este proyecto, me habéis preguntado por la causa de este abandono y os debía una explicación. A los correos electrónicos de los amigos que están pendientes de contestar desde hace tiempo y que siempre dejo para mañana os pido disculpas. A los Frikitecaris, con los que colaboro desde hace tiempo y que os tengo abandonaditos también, intentaré enmendarme el próximo año. A los blogs que solía visitar y comentar y que os habéis convertido también en amigos (aunque sea virtuales) no creáis que os he olvidado, sólo os tengo pendientes de lectura en el Reader y volveré a dar guerra en cuanto pueda.

A todos os deseo unas muy Felices Fiestas y un estupendo Año 2010 y prometo que a la vuelta del viaje por tierras cubanas, nuestro destino para pasar las fiestas navideñas (por primera vez fuera de casa), volveré y os contaré las experiencias allí vividas y las imágenes cálidas de una navidad tropical. Hasta el año que viene.