jueves, 15 de julio de 2010

Un año más

Pues sí, llegó el día de sumar años de nuevo.

Estoy por sumarme a la idea de Anna de cumplir 30 todos los años porque este año me gusta un poquito menos el número que otros años. Sobre todo pensando que a mi edad mis padres ya tenían dos hijas criadas... Y eso de que a mí no me suene el reloj biológico me tiene mosqueada, ¿a ver si es que no tengo de eso? Yo creo que salí defectuosa de fábrica o que lo del reloj es una leyenda urbana. Por el momento sigo pensando que hay que pasárselo lo mejor posible y cada cual como considere que disfruta más en la vida.

Este año la primera celebración fue anoche, mi santo me invitó a cenar al restaurante La Galia, al lado de la preciosa zona de las Vistillas (en la que espero que no se permita construir nada y se carguen ese precioso lugar) para anticipar el viaje a la France que haremos dentro de muy poquito. El menú degustación está bastante bien pero hay que avisar de que no se coma nada durante las 24 horas antes de ir si no se quiere acabar como las boas.

Los próximos días, como de costumbre, estarán llenos de celebraciones de cumpleaños y de felicitaciones por el santo y el aniversario de boda (seis caerán dentro de un par de días, qué barbaridad). También de preparativos de vacaciones a Francia y al pueblito valenciano de mis amores en el que descansaremos primero. Pues manos a la obra...

2 comentarios:

Anna dijo...

¡Muchas, muchas, muchas felicidades!

Y ya le digo que en los 30 se está requetebién… De momento me quedaré un poco más, ¡jajajaja!
Ala…que caigan muchos regalitos más y que disfruten de las (más que merecidas) vacaciones.

eso de que a mí no me suene el reloj biológico me tiene mosqueada,
Yo lo encuentro normalísimo, oiga… :-D

Mentxu dijo...

Pues aquí hay una a la que le caen 30 mañana y tiene un mosqueo...

No obstante, se cumplan los que se cumplan, lo importante es tener la sensación de que se ha vivido.

Muchos besos!