sábado, 24 de abril de 2010

Quedarse sin juicio

Ya sólo me quedan dos, ayer (para celebrar el Día del Libro) me quitaron la primera de las tres muelas del juicio que aún me quedaban. Esto de quedarse sin juicio poco a poco es de lo más molesto, suerte que de momento no se me ha inflamado mucho y que no está dando mucha lata.

Este es el comienzo de un largo proceso que espero sirva para que deje de dolerme la mandíbula cada vez que me levanto de la cama. De un tiempo a esta parte (creo que debido al estrés provocado por el estupendo horario laboral y la cantidad de trabajo de la que cada vez intento desentenderme un poco más) parece que por la noche debo de dormir con los dientes bien apretaditos y esto me produce más de una migraña y una sensibilidad dental de lo más incómoda. Así que me he liado la manta a la cabeza y he decidido ocuparme un poco de mi salud bucodental al mismo tiempo que de la estética. Ya les iré contando los progresos que se produzcan al respecto. Espero que no sea demasiado duro...

martes, 20 de abril de 2010

El escritor

Otra con Ewan McGregor de protagonista, que últimamente está que lo tira, oigan. En esta ocasión se quita el sambenito de tontorrón para pasar a ser el pringao de turno, el negro que se prestará a escribir las memorias "autobiográficas" del señor ex-primer ministro británico (Pierce Brosnan) por una buena cantidad y sin saber que se está metiendo en un gran lío.

Un thriller intenso dirigido por un Polanski que se anticipó a su propio encierro a través de un ambiente claustrofóbico, protagonista absoluto en este filme. Muy atentos al cara a cara de McGregor con Tom Wilkinson y a un casi desconocido James Belushi, a ver si descubren quién es.

jueves, 15 de abril de 2010

Teatro: Urtain

Es casi imposible conseguir una entrada para la reposición de Urtain en el Teatro Valle-Inclán, afortunadamente encontré dos antes de que se marchen de nuevo de Madrid.

La segunda obra que veo de Animalario me ha gustado más que la primera, aquel Tito Andrónico brutal y sangriento que representaron en el Matadero el año pasado. Puede ser porque la historia de los éxitos y fracasos del boxeador me ha conmovido más que la de Shakespeare o porque uno de mis actores favoritos estaba sobre las tablas: Raúl Arévalo. Eso sí, sin quitarle ni un poquito de mérito al protagonista de la función, Roberto Álamo, absolutamente desgarrador en el papel del Tigre de Cestona. La curiosidad me llevó después a buscar alguna imagen del verdadero púgil y a comprobar cómo se ha mimetizado este actor con el original.

La única parte negativa fue el espectáculo gratuito incluido que nos dio un señor que no estaba de acuerdo con cómo se presentaba la historia y que no hacía más que protestar durante toda la obra, amenazando con marcharse todo el rato y sin llegar a hacerlo, lástima para los que tuvimos que aguantarle hasta el final...

lunes, 12 de abril de 2010

Los hombres que miraban fijamente a las cabras

Cualquiera diría que esta comedia la han dirigido los Coen, es absolutamente de su estilo: surrealista y descacharrante. Pues no, resulta que ha sido Grant Heslov su creador, más reconocido como actor que como director (hasta ahora).

A George Clooney le queda muy bien el papel de Lynn Cassady, un tonto del todo que se cree con poderes mentales; Jeff Bridges en plan hippy total también divertidísimo y Ewan McGregor desorientado y tampoco muy avispado que digamos...

Un ratito de comedia para reírse con las tonterías más tontas del mundo.