jueves, 25 de noviembre de 2010

Contra la violencia machista

Hay multitud de días en el año para conmemorar o luchar contra mil y una causas: el día contra el SIDA, contra el cáncer, el día del libro o el de la poesía, el día de los trabajadores, el de la paz... Gracias a ellos y, aunque sea una vez al año, nos acordamos de las desgracias ajenas o de las cosas por las que hay que seguir luchando.

Hoy es el día internacional de la eliminación de la violencia contra la mujer (lo siento, lo de llamarle violencia de género nunca lo entenderé, ¿de qué género hablamos?) y este año estamos escuchando demasiadas veces la noticia de que otra mujer ha muerto a manos de su pareja, hasta el día de ayer las cifras oficiales alcanzaban ya las 64 mujeres fallecidas este año. No entiendo cómo puede haber personas que protestan por las medidas de precaución que se toman contra los agresores o presuntos agresores a la vista de estos números que representan cada uno de ellos una vida...

Personalmente me siento especialmente sensible respecto a este tema, una mala experiencia en una relación (que afortunadamente hace mucho tiempo quedó atrás) me dejó huella y me cambió. Esa herida se cerró gracias a mi familia y a las personas que me dieron su apoyo a lo largo de los años, por eso sé lo importante que es tener alguien que te ayude a salir de ese agujero negro y que la sociedad luche y se rebele contra esa lacra social.

Hace unos días las Juventudes Socialistas presentaron un vídeo sobre el maltrato en sus primeras fases, el que afecta a las mujeres más jóvenes y que tienen que saber cuándo sus parejas están llegando demasiado lejos. No te dejes, se llama y junto a la magnífica canción de Huecco de hace unos años, Se acabaron las lágrimas, nos dejan un rayito de luz entre tanta oscuridad.